Declaración de posición

Lactancia materna y leche humana 

Defensa y promoción, Modelo de práctica
ICM
Última edición 2 junio 2023 19:44 CEST
Rozina Begum is holding her 2-day-old son. She gave birth to the child with the assistance of midwives in Keraniganj Upazila Health Complex, Bangladesh.

Antecedentes  

La lactancia materna y el uso de leche humana son formas inigualables de proporcionar un alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo saludables de lactantes y niños pequeños. También es parte integrante del proceso reproductivo, con importantes implicaciones para la salud de las mujeres. La leche materna proporciona toda la energía y los nutrientes que necesita el lactante durante los primeros meses de vida. La lactancia materna exclusiva durante seis meses y la lactancia materna continuada durante dos años con alimentos complementarios adecuados es la forma óptima de alimentar a lactantes y niños pequeños1. Esta recomendación incluye a las mujeres VIH+ que toman medicamentos antivirales2 

Para que las mujeres y las personas con diversidad de género puedan establecer y mantener la lactancia materna exclusiva, es importante iniciar la lactancia materna en la primera hora de vida y dar el pecho siempre que el bebé lo pida. 

La leche materna estimula el desarrollo sensorial y cognitivo del bebé y lo protege de infecciones y enfermedades crónicas. La lactancia materna contribuye a la salud y al bienestar de las madres, pues ayuda a espaciar los embarazos3 y reduce el riesgo de cáncer de ovario y de mama4. Aumentar la lactancia materna a niveles casi universales podría evitar 823.000 muertes de niños menores de 5 años.5 También es una forma segura de alimentación y es respetuosa con el medioambiente. La lactancia materna y el uso de leche humana tienen beneficios económicos para las personas y los países5,6,7. 

La lactancia es un proceso fisiológico natural, pero la lactancia materna es un comportamiento aprendido. Es necesario un apoyo posparto activo para establecer y mantener prácticas de lactancia adecuadas, especialmente en el caso de madres con bebés prematuros. Aunque los servicios hospitalarios han mejorado a la hora de promover la iniciación de la lactancia materna exclusiva8, se precisa una educación y una ayuda del sistema sanitario constantes para que las madres puedan seguir amamantando de forma exclusiva9. 

En 2023, la revista The Lancet informaba del aumento de las ventas de leche de fórmula10, e insistía en la necesidad de que las mujeres y las familias recibieran información precisa sobre los beneficios de la lactancia materna y el uso de leche humana, especialmente en el caso de los bebés prematuros. Esta información permite a las mujeres tomar decisiones informadas sobre cómo alimentar a su recién nacido.  

 

Postura 

La ICM respalda la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de utilizar lactancia materna exclusiva durante seis meses11. Además, la ICM respalda la Convención sobre los Derechos del Niño, en concreto el artículo 24 en su defensa de la salud infantil12. 

Por ello, la ICM: 

  • Trabajará activamente con otras organizaciones internacionales y organismos gubernamentales para promover y apoyar la lactancia materna y el uso de leche humana. 
  • Abogará por que las mujeres VIH positivas fértiles tengan derecho a la información sobre las opciones de alimentación infantil para tomar una decisión informada. Las mujeres también tienen derecho a recibir apoyo para conseguir el método elegido para alimentar a sus recién nacidos. 
  • Utilizará sus canales de comunicación con las asociaciones de matronas para mantenerlas informadas sobre los avances de la lactancia materna, la lactación y el mejor uso de bancos de leche. 
  • Garantizará que, en cualquier documento sobre el cuidado a las mujeres y a sus recién nacidos, se mencione el papel de las matronas en la protección, defensa y promoción de la lactancia materna. 

 

Recomendaciones 

Se insta a las Asociaciones miembro a:  

  • Trabajar con organizaciones nacionales e internacionales para promover y apoyar la lactancia materna, el uso de la leche humana y la creación de bancos de leche.  
  • Compartir con otros sus experiencias sobre iniciativas políticas e informativas y sobre el apoyo a las mujeres VIH positivas para que elijan y adopten una opción de alimentación adecuada. 
  • Animar a sus matronas a educar a otros profesionales de la salud sobre la importancia de la lactancia materna y la leche humana.  
  • Garantizar que los programas de educación en partería hagan posible que los estudiantes adquieran competencia en el apoyo a las mujeres lactantes y el uso de la leche humana.  
  • Animar a sus matronas a que acepten su papel único y vital en la promoción de la lactancia materna en todos los niveles de las comunidades en las que viven.  
  • Prohibir cualquier forma de promoción de sustitutos de la leche materna.  
  • Promover de forma proactiva una legislación gubernamental que favorezca la lactancia materna.  
  • Controlar que los proveedores cumplan el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna13 
  • Trabajar con organismos gubernamentales para apoyar la legislación y la prestación de apoyo comunitario a la lactancia materna. 
  • Apoyar positivamente la lactancia materna en el lugar de trabajo y en espacios públicos. 

Documentos de la ICM relacionados

 

Otros documentos relevantes  

  • Asociación Internacional de Pediatría (IPA), Confederación Internacional de Matronas (ICM), Federación Internacional de Ginecólogos y Obstetras (FIGO). (2010). Joint Statement on Breastfeeding including Breastfeeding by HIV-Infected Mothers. International Journal of Gynecology and Obstetrics 114 (2011): 89–90. 

  

Adoptada en la reunión del Consejo Internacional de Brisbane, 2005  

Revisada en la reunión del Consejo Internacional de Bali y fusionada con Lactancia materna exclusiva e infección por VIH 2023  

Se revisará en 2026 

  

PS2011_004 V2023