Declaración de posición

Mantener el parto normal 

Competencias esenciales, Modelo de práctica
ICM
Última edición 2 junio 2023 23:12 CEST
A midwife Hotaru Tsuchida teaches a Yoga lesson to a pregnant patient just before giving birth at Aiiku Hospital in Tokyo, Japan.

Antecedentes  

«Mantener el parto normal» es una estrategia de la ICM asociada a la salud, a la formación y práctica de las matronas y a los sistemas de salud existentes.  

Las tasas de intervenciones en partos normales han aumentado de forma constante durante las últimas tres décadas, a pesar de que la evidencia demuestra que el uso excesivo de intervenciones puede dañar a corto y a largo plazo la salud de las mujeres y los recién nacidos1,2. La necesidad mundial de analizar el valor y la importancia del parto normal y fisiológico para la salud de la comunidad y la sostenibilidad del sistema sanitario es cada vez mayor. 

La filosofía de las matronas de la ICM3 considera el embarazo, el parto y el posparto como experiencias vitales normales y profundas y subraya el papel de la matrona para hacer que sigan siendo normales. Las matronas optimizan los procesos fisiológicos normales y fomentan situaciones físicas, psicológicas, sociales, culturales y espirituales seguras, trabajando para promover resultados positivos y anticipar y evitar complicaciones4. Para ello, la atención que prestan debe derivarse de conocimientos basados en la evidencia.  

En última instancia, la forma en que una mujer o persona con diversidad de género da a luz depende de su elección personal. Estas decisiones también se ven influidas por factores que las matronas deben respetar y apoyar, por ejemplo: 

  • Cultura 
  • Cuestiones socioeconómicas y sistemas sanitarios 
  • Falta de información sobre los beneficios del parto normal 
  • Miedo al parto normal 
  • Falta de confianza en su capacidad innata para dar a luz 

El abanico de opciones que ofrecen los sistemas sanitarios debe incluir el acceso seguro y adecuado al parto normal y fisiológico, y proporcionar a las matronas un entorno capacitador con sistemas de derivación seguros y eficaces y colaboración interprofesional positiva. 

Cuando la formación de las matronas se circunscribe a los hospitales y entornos clínicos, puede impedir que las matronas ejerzan todas las competencias para la práctica de la partería, tal como se recoge en la Definición Internacional de Matrona de la ICM5 y las Competencias Esenciales de la ICM para la práctica básica de la partería6. Esas experiencias pueden afectar a la capacidad de las matronas para ayudar a las mujeres a tener un parto normal. 

  La ICM respalda la siguiente definición de parto normal: 

  • Proceso dinámico único en el que las fisiologías fetal y materna interactúan con los contextos psicosociales de la mujer7. 
  • Proceso por el cual la mujer o persona con diversidad de género inicia, continúa y finaliza el trabajo de parto con el nacimiento espontáneo del bebé a término, en posición cefálica, y sin intervención quirúrgica, médica o farmacéutica. 

  

Postura 

La ICM apoya el parto normal porque, para la mayoría de las mujeres y personas con diversidad de género, el embarazo, el parto y el posparto son acontecimientos fisiológicos de la vida que deben tratarse como tales. Las matronas poseen unos conocimientos especializados que son esenciales para crear una cultura en la que el parto se considere un acontecimiento normal de la vida. La promoción del parto normal está incluida en el ámbito de práctica de la ICM. Por ello, las matronas deben ser competentes en todos los medios de apoyo a la fisiología normal del parto. Las mujeres y personas con diversidad de género deben tener acceso a una atención dirigida por matronas e individualizada que incluye la elección del lugar del parto (domicilio, hospital, maternidad) y la elección de medidas de confort que no impliquen el alivio farmacéutico del dolor (p. ej., inmersión en agua, elección de la postura). 

 

Recomendaciones 

La ICM insta a las Asociaciones miembro, en colaboración con las mujeres y comunidades, a: 

  • Educar al público, especialmente a adolescentes y personas en edad reproductiva, sobre el parto normal. 
  • Promover el parto normal dentro del servicio de maternidad del sistema sanitario. 
  • Confirmar a las matronas como las principales cuidadoras y expertas en el parto normal. 
  • Garantizar que la formación de las matronas facilite el desarrollo de habilidades y competencias en los partos normales. 
  • Organizar cursos de formación para mantener y desarrollar la práctica de las matronas en el parto normal. 
  • Aumentar la información que tienen las matronas sobre los beneficios del parto normal en relación con la salud y los resultados maternos y neonatales. 
  • Establecer y utilizar indicadores de salud y evaluar los resultados de la práctica de las matronas en el parto normal. 

Investigar para demostrar la eficacia de los cuidados de la matrona en el parto normal. 

  • Influir y colaborar con los Ministerios de Salud y otras organizaciones. 
  • Participar en la planificación estratégica y en el proceso de toma de decisiones en relación con los servicios de maternidad, influyendo en los políticos para que apoyen el parto normal. 

  

El término parto en la lista anterior hace referencia la atención en el embarazo, el parto y el posparto. 

  

 Documentos de la ICM relacionados