Filosofía

Facilitar la lactancia materna: Marcar la diferencia para los padres y madres que trabajan

ICM
3 agosto 2023

«

Cada año se celebra en todo el mundo la Semana Mundial de la Lactancia Materna, una campaña global destinada a promover y apoyar la lactancia materna. Este año, el tema central es Facilitar la lactancia materna: Marcar la diferencia para los padres que trabajan. Este tema presenta una oportunidad muy valiosa para demostrar que la lactancia materna no es solo una cuestión que concierne a la madre y al hijo, sino que también es una excelente forma de apoyar las economías. En concreto, la lactancia materna y el uso de leche humana tienen beneficios económicos y reducen los costos sanitarios al disminuir la incidencia de enfermedades y la necesidad de intervenciones médicas.  

Las familias que amamantan ahorran dinero en leche en polvo y gastos médicos, lo que tiene como consecuencia una mayor estabilidad económica. Apoyar la lactancia materna en el lugar de trabajo también es bueno para los empresarios, ya que fomenta la satisfacción, lealtad y retención del personal. 

No obstante, para que la lactancia tenga éxito, las familias deben poder combinarla con el trabajo. La aplicación de políticas favorables a la familia que apoyen la lactancia materna y proporcionen recursos a padres y cuidadores produce beneficios a largo plazo tales como: niñas y niños más sanos y mejor educados, una mano de obra más cualificada y un crecimiento sostenible. 

Para promover el apoyo a la lactancia materna, la UNICEF ha identificado cuatro áreas políticas fundamentales: 

  • Permisos remunerados suficientes 
  • Apoyo a la lactancia materna exclusiva 
  • Guarderías y educación infantil accesibles 
  • Prestaciones por hijos a cargo y salarios adecuados.   

Estas políticas garantizan que padres y cuidadores dispongan del tiempo, los recursos y los servicios necesarios para recuperarse del parto y establecer la lactancia materna. 

Cuando vuelven al trabajo, independientemente de la edad del bebé, las madres necesitan apoyo. Esto puede incluir cosas como salas de lactancia, pausas pagadas para amamantar y un entorno y cultura favorables a la lactancia son intervenciones de bajo costo que contribuyen a mejorar las tasas de lactancia, la productividad laboral y la retención de los empleados. Estos mecanismos de apoyo van más allá de simples cambios de infraestructura y pueden incluir la sensibilización, la protección del empleo y la no discriminación. 

Al examinar los beneficios económicos, los niños más sanos y la mejora del sueño asociados a la lactancia materna, podemos apreciar el profundo impacto que tiene en la vida de los padres trabajadores.  

Beneficios económicos: la lactancia materna ofrece ventajas económicas sustanciales para las familias, los empleadores y la sociedad. Los empresarios pueden beneficiarse del apoyo a la lactancia materna en el lugar de trabajo. Al proporcionar pausas adecuadas para la lactancia e instalaciones cómodas, los empresarios fomentan la satisfacción, la lealtad y la retención de los empleados. Las madres trabajadoras que reciben apoyo en su proceso de lactancia tienen más probabilidades de volver al trabajo tras la licencia de maternidad, lo que reduce los costos de contratación y capacitación. 

La Confederación Internacional de Matronas (ICM) subraya que la lactancia materna ayuda a reducir los costos sanitarios y fomenta el crecimiento económico al mejorar el bienestar general de la población. Como consecuencia, la lactancia materna reduce el riesgo de enfermedades infantiles, lo que conlleva menos gastos médicos y una menor utilización de los servicios sanitarios. Además, las familias que amamantan a sus hijos pueden ahorrar dinero en leche de fórmula, material de alimentación y gastos médicos, lo que contribuye a la estabilidad económica. Todo ello mejora el bienestar y la riqueza de una comunidad.  

Niños y padres más sanos: la lactancia materna desempeña un papel crucial en la promoción de la salud y el bienestar de los niños. Como se destaca en la Declaración de posición de la ICM, la leche materna es una fuente completa y equilibrada de nutrición, que contiene anticuerpos vitales que protegen a los lactantes contra infecciones y enfermedades. Los niños amamantados tienen menos riesgo de infecciones respiratorias, otitis, alergias y obesidad. Al apoyar la lactancia materna en el lugar de trabajo, los empresarios contribuyen indirectamente al bienestar de los hijos de sus empleados, fomentando una generación futura más sana y pueden reducir potencialmente el tiempo de licencia que los padres trabajadores necesitan para cuidar de sus hijos enfermos.  En el caso de los padres, esto puede contribuir a conciliar mejor la vida laboral y familiar en el periodo crítico de la primera infancia y mejorar su salud mental.  

Los efectos protectores de la lactancia materna se extienden mucho más allá de la infancia y contribuyen a mejorar la salud a largo plazo de los niños, pero también la de las madres lactantes. Un artículo publicado por la Biblioteca Nacional de Medicina en 2007 ha revelado que la mayoría de los estudios relevantes publicados entre la segunda mitad de 2001 y 2006 sugieren que la lactancia materna es una de las mejores formas de proteger contra la obesidad posterior, la diabetes tipo 1, la celiaquía, las enfermedades inflamatorias intestinales, el cáncer infantil e incluso los factores de riesgo cardiovascular posteriores.  

Mejora el sueño: la lactancia materna ofrece una ventaja significativa a los padres que trabajan, ya que contribuye a mejorar los patrones de sueño tanto de los bebés como de los padres. La leche materna contiene componentes inductores del sueño, como el triptófano y la melatonina, que ayudan a regular los ciclos sueño-vigilia. Amamantar por la noche puede calmar a los bebés, ayudándoles a conciliar el sueño más rápidamente y favoreciendo períodos más largos de descanso ininterrumpido. Esto se traduce en un mejor sueño para los padres, lo que les permite estar más alerta y ser más productivos durante la jornada laboral. Al reconocer la importancia de las políticas favorables a la lactancia materna en el lugar de trabajo, los empresarios pueden apoyar el sueño y el bienestar general de sus empleados. Esto, a su vez, repercute positivamente en la productividad, reduce el absentismo y mejora el equilibrio entre la vida laboral y familiar de los padres trabajadores. 

Para obtener todos estos increíbles beneficios, los empresarios deben seguir las recomendaciones de organizaciones internacionales como la Confederación Internacional de Matronas (ICM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que coinciden en que la lactancia materna exclusiva durante seis meses, seguida de una lactancia continuada durante dos años junto con alimentos complementarios adecuados, es el enfoque óptimo para alimentar a los lactantes y niños pequeños. Además de todos los beneficios que el apoyo a la lactancia materna tiene para los empresarios, el aumento de las tasas de lactancia materna hasta niveles casi universales podría evitar 823.000 muertes de niños menores de cinco años. 

Este año, la Semana Mundial de la Lactancia Materna sirve de plataforma mundial para sensibilizar y promover los beneficios de la lactancia materna, especialmente para los padres que trabajan. Al conocer los beneficios económicos, la mayor salud de los niños y la mejora del sueño asociados a la lactancia materna, podemos apreciar la importancia de permitir a las familias combinar la lactancia materna y el trabajo. Apoyar la lactancia materna mediante políticas integrales en el lugar de trabajo beneficia tanto a los empleados como a los empresarios, creando una situación beneficiosa para todos.  

Al celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna, esforcémonos por crear un entorno que permita a los padres y madres que trabajan continuar su camino hacia la lactancia materna, marcando una diferencia positiva en las vidas de las familias y las comunidades. 

«