Historia de la partería: El papel de la defensa y promoción en la partería

  • »
  • »
  • Historia de la partería: El papel de la defensa y promoción en la partería
Historia de la partería: El papel de la defensa y promoción en la partería

Historia de la partería: El papel de la defensa y promoción en la partería

La defensa y promoción de los derechos es connatural a la partería. Desde los primeros días de la profesión, las matronas y matrones han sido testigos y han experimentado los desafíos a los que se enfrentan las mujeres en el momento del parto y los han comunicado a los líderes de la comunidad. La historia de la partería está, por tanto, intrincadamente ligada a los movimientos para ampliar los derechos de las mujeres y la autonomía corporal, y ahora que celebramos el centenario de la ICM, es importante reflexionar sobre el papel de la defensa y promoción en cuanto a definir nuestra profesión y el avance de los derechos humanos.

Para ello, conversamos con Ángela Nguku, matrona titulada, fundadora y Directora general adjunta de la Alianza del Listón Blanco de Kenia, apasionada líder de opinión y defensora de la salud materna, neonatal y de los adolescentes, cuya carrera abarca más de 17 años de trabajo dedicado a poner fin a las muertes maternas y neonatales evitables en todo el mundo. Al contarnos sobre su carrera profesional, Ángela destaca los cambios que ha presenciado en la forma en que las matronas y matrones ejercen y adquieren habilidades en cuanto a defensa y promoción y cómo dichas estas son cada vez más esenciales para las emergentes matronas y matrones jóvenes.

Para Ángela, el papel de la defensa y promoción en la partería es personal.

“Cuando empecé mi carrera profesional en partería, me emocionaba la idea de salir a trabajar con las madres y atender los partos”, dice Ángela. “Pensaba que los sistemas me iban a apoyar para hacer bien mi trabajo”.

En 2006, acababa de realizar unas prácticas en partería y decidió salir de Kenia hacia Sudán del Sur para adquirir experiencia laboral internacional. Este país acababa de salir de una brutal guerra civil que había cobrado una cuota bastante alta de muertes maternas y neonatales evitables.

“Tenía las manos atadas porque, en primer lugar, el sistema era totalmente disfuncional, pero las madres seguían dando a luz y necesitaban matronas y matrones que las apoyaran”, dice Angela. “Ni siquiera había suministros básicos como guantes o sangre... de hecho, no había matronas capacitadas, solo tradicionales”.

Ángela tenía las habilidades y competencias necesarias para apoyar a las mujeres que solicitaban sus cuidados, pero carecía del apoyo del sistema para poder prestarlos adecuadamente. En otras palabras, faltaba lo que ahora denominamos el Entorno capacitador para las matronas y matrones, es decir, un entorno que apoye la infraestructura, la profesión y la integración del sistema necesarios para que puedan ejercer su trabajo de forma eficaz y, por ello, las mujeres y los recién nacidos morían por causas evitables.

Aunque no había una solución clara o fácil para los retos a los que se enfrentaba en Sudán del Sur, se dio cuenta de que un área en la que podía avanzar era la formación en partería. Con el apoyo de su organización de entonces y la financiación del UNFPA, Ángela encabezó la elaboración del primer plan de formación en partería del país y puso en marcha la primera escuela de partería comunitaria de la historia en Maridi, Sudán del Sur. A pesar de este logro, reconoció que el cambio real y sistémico solo sería posible si más matronas y matrones tuvieran las herramientas y habilidades necesarias para abogar por sus necesidades y las de las mujeres a su cargo.

“Había mucha desconexión entre las habilidades y competencias de las matronas y matrones y el sistema sanitario funcional. Los responsables de la toma de decisiones y los miembros de la comunidad no entendían que ellos, sin un sistema de estas características, simplemente no podían ejercer”, comenta Ángela. “En algún momento dije ‘no’, no podemos seguir como hasta ahora. Las matronas y matrones tienen que hablar de sus problemas y por lo que están pasando, pero mejor aún, el mundo tiene que saber que las madres y los recién nacidos están muriendo y esto puede ser prevenible”.

Esta realización catalizó la carrera de defensa y promoción de Ángela y su trabajo de formación y apoyo a las matronas y matrones para que cuenten sus historias como forma de lograr un cambio sistémico. Pese a que afirma que ha sido testigo de un aumento en el número de colegas que participan en la labor de defensa y promoción en Kenia y en otros lugares, señala que existen obstáculos para que ellos participen en la reforma de las políticas.

“Muchas matronas quieren hablar, pero los sistemas patriarcales no lo permiten: hay jerarquías y ellas son reprendidas si intentan cambiar el statu quo, manifiesta Ángela.

En el futuro, espera que las habilidades de defensa y promoción se integren en los planes de estudio de partería, permitiendo a las matronas y matrones comprender su potencial como agentes de cambio y defensores de los derechos de las mujeres.

“La defensa y promoción es una idea tardía en muchos espacios”, comenta Ángela. “Como matronas y matrones, se nos dice constantemente que somos defensores de los pacientes, pero si no se nos dan las habilidades para poder hacerlo, es imposible... Del mismo modo que conectamos a los educadores en partería, necesitamos crear espacios para conectar a los defensores de la partería para que puedan compartir ideas y colaborar hacia objetivos similares”.

Para apoyar el desarrollo de habilidades en cuanto a defensa y promoción, Ángela creó un concepto llamado ‘Las cuatro P de la defensa y promoción de la partería’:

“Número uno, debes tener la Pasión de buscar el cambio y no puedes parar. Dos, hay que Persistir, porque el viaje puede ser desmotivador... Tres, hay que Perseverar”. La cuarta P se refiere a estar orientado al Producto resultante, que según Ángela, representa la necesidad de tener una comprensión claramente definida de cómo es el éxito. 

Ella misma ha sido muy exitosa propia carrera profesional, ya que ha desempeñado un papel integral en definir y ejemplificar la defensa y promoción de la partería. Participó en la adaptación del programa de defensa y promoción SMART para matronas y matrones, en la elaboración de la encuesta Voces de las matronas, lo que exigen las matronas y, a lo largo de su carrera, ha representado a las matronas y matrones en foros mundiales, regionales y locales, contribuyendo a la forma en que los líderes, los responsables de la toma de decisiones y los miembros de la comunidad entienden a las matronas y a la partería.

Así pues, ¿qué deberíamos aprender de Ángela sobre la defensa y promoción de la partería y el vínculo histórico e inextricable entre las matronas y matrones y los movimientos sociales? Mientras las mujeres y los recién nacidos sigan muriendo por causas evitables y mientras las mujeres sigan luchando por sus derechos a controlar sus propios cuerpos y dictar su futuro, las matronas como Ángela seguirán defendiendo sus reivindicaciones.

Por los próximos 100 años de defensa y promoción de la partería.

Para obtener más información sobre los recursos de defensa y promoción de la ICM, haga clic aquí.

Para saber más sobre cómo la Alianza del Listón Blanco apoya y coopera con el desarrollo de quienes abogan por la partería, haga clic aquí.

comparte este artículo con las redes sociales

English Français

Suscríbete a nuestro boletín para las últimas noticias.

Suscribir!